Travesía Central del Pirineo: manifiesto de la Cámara

La Cámara de Comercio e Industria de la provincia de Huesca considera que la decisión de la Comisión Europea de excluir a la Travesía Central del Pirineo de su propuesta de Redes Transeuropeas de Transporte subvencionables es un jarro de agua fría a las aspiraciones de desarrollo económico de Aragón, por lo que hace un llamamiento a la unión de esfuerzos de instituciones, partidos políticos, agentes sociales, cámaras de comercio y otras organizaciones socioeconómicas para reclamar conjuntamente al Gobierno central que actúe de forma clara y rotunda en defensa y apoyo de este proyecto que consideramos irrenunciable.

Ver vídeo de la rueda de prensa: Manifiesto Cámara-TCP

La Cámara ya advirtió hace cuatro meses –mediante un artículo publicado en los principales medios de comunicación aragoneses- que la Travesía Central podía quedar fuera del listado de los proyectos prioritarios europeos, a la vista del decidido y muy aireado apoyo del Ministerio de Fomento a la propuesta del corredor mediterráneo. El ministro José Blanco ha venido defendiendo la compatibilidad y complementariedad del eje mediterráneo y del eje Algeciras/Sines-Madrid-Travesía Central-Francia (proyecto nº 16 de la Red Transeuropea de Transporte). Ahora parece que la incompatibilidad de ambos –por falta de recursos económicos suficientes para acometer los dos proyectos- es manifiesta. Ante ello, la Comisión ha optado por incluir una opción, denominada Corredor Mediterráneo, que viene a ser un híbrido de los dos proyectos, pero cercenando ambos. La estrategia del Ministerio, por tanto, ha sido completamente perjudicial para nuestros intereses.   

No se debe quitar importancia al documento de la Comisión Europea, pues no es un borrador ni es provisional: es la  propuesta oficial y formal del Ejecutivo de la Unión Europea al Consejo y al Parlamento Europeo, que deberán decidir al respecto en septiembre.  Por ello, la Cámara considera que estamos en una de las peores situaciones de los últimos años. Después de décadas luchando por esta infraestructura, y después de lograr su inclusión en la Red Transeuropea de Transporte en el año 2004, podemos ver cómo se viene abajo todo el trabajo realizado.

Consideramos que en los últimos meses el Gobierno de Aragón ha bajado la guardia en este asunto y no ha ejercido la presión necesaria ante las instancias españolas y comunitarias, aun siendo sabedor de que se estaba preparando la revisión del listado de prioridades de la Red Transeuropea. Y entendemos que la labor del Ministerio –comprometiendo todos sus apoyos e incluso presentando planes de ejecución del eje del Mediterráneo- ha sido del todo contraproducente.

Creemos que siguen siendo válidos los numerosos argumentos que hacen que la ejecución de la Travesía Central fuera en su día incluida en el listado de proyectos prioritarios: la apertura de nuevos pasos para el transporte hacia Europa y la solución al colapso de los pasos fronterizos en ambos extremos del Pirineo son una cuestión de estado para España; se trata de la vía más directa para el transporte de las mercancías llegadas a los grandes puertos de Sines y Algeciras hacia el corazón europeo; aprovecha en su recorrido mucha parte de la infraestructura existente; favorecerá la armonización del desarrollo del interior, así como la articulación territorial; es una solución libre de riesgos de inestabilidad social o política en el territorio por donde discurre; indispensable, puesto que es el único eje que garantiza una eficiente conexión para el movimiento de mercancías entre el sudoeste europeo y el norte de África con Europa.

Y todo ello teniendo en cuenta además de que al tratarse de un proyecto incluido en la Red Transeuropea de Transporte desde el año 2004, goza de consenso por parte de las instituciones y entidades socioeconómicas de todos los territorios que se beneficiarían de su construcción. Recordemos que en junio de 2010 se firmó en la sede del Consejo Superior de Cámaras un manifiesto de apoyo e impulso al Eje 16 RTE-T, con participación de representantes institucionales y empresariales de cinco comunidades autónomas (Andalucía, Extremadura, Castilla-la Mancha, Aragón y Madrid), así como de Portugal y de Francia.

No obstante la gravedad de la situación, entendemos que se está a tiempo de corregir la propuesta del Ejecutivo comunitario en su paso por el Consejo y por el Parlamento Europeo. Pero para esto ya no valen medias tintas: son necesarios pronunciamientos y compromisos claros y concretos del Ministerio de Fomento.  Por todos estos motivos, pedimos al nuevo Gobierno de Aragón, a los distintos partidos políticos y al resto de instituciones y organismos aragoneses, que se reivindique con una sola voz ante el Gobierno de España una actuación contundente para mantener la inclusión del eje Algeciras/Sines-Madrid-Zaragoza-París, con la Travesía Central del Pirineo, entre los proyectos prioritarios de la Red Transeuropea de Transportes.

La Cámara de Comercio e Industria de la provincia de Huesca considera que la decisión de la Comisión Europea de excluir a la Travesía Central del Pirineo de su propuesta de Redes Transeuropeas de Transporte subvencionables es un jarro de agua fría a las aspiraciones de desarrollo económico de Aragón, por lo que hace un llamamiento a la unión de esfuerzos de instituciones, partidos políticos, agentes sociales, cámaras de comercio y otras organizaciones socioeconómicas para reclamar conjuntamente al Gobierno central que actúe de forma clara y rotunda en defensa y apoyo de este proyecto que consideramos irrenunciable.La Cámara ya advirtió hace cuatro meses –mediante un artículo publicado en los principales medios de comunicación aragoneses- que la Travesía Central podía quedar fuera del listado de los proyectos prioritarios europeos, a la vista del decidido y muy aireado apoyo del Ministerio de Fomento a la propuesta del corredor mediterráneo. El ministro José Blanco ha venido defendiendo la compatibilidad y complementariedad del eje mediterráneo y del eje Algeciras/Sines-Madrid-Travesía Central-Francia (proyecto nº 16 de la Red Transeuropea de Transporte). Ahora parece que la incompatibilidad de ambos –por falta de recursos económicos suficientes para acometer los dos proyectos- es manifiesta. Ante ello, la Comisión ha optado por incluir una opción, denominada Corredor Mediterráneo, que viene a ser un híbrido de los dos proyectos, pero cercenando ambos. La estrategia del Ministerio, por tanto, ha sido completamente perjudicial para nuestros intereses.   

No se debe quitar importancia al documento de la Comisión Europea, pues no es un borrador ni es provisional: es la  propuesta oficial y formal del Ejecutivo de la Unión Europea al Consejo y al Parlamento Europeo, que deberán decidir al respecto en septiembre.  Por ello, la Cámara considera que estamos en una de las peores situaciones de los últimos años. Después de décadas luchando por esta infraestructura, y después de lograr su inclusión en la Red Transeuropea de Transporte en el año 2004, podemos ver cómo se viene abajo todo el trabajo realizado.

Consideramos que en los últimos meses el Gobierno de Aragón ha bajado la guardia en este asunto y no ha ejercido la presión necesaria ante las instancias españolas y comunitarias, aun siendo sabedor de que se estaba preparando la revisión del listado de prioridades de la Red Transeuropea. Y entendemos que la labor del Ministerio –comprometiendo todos sus apoyos e incluso presentando planes de ejecución del eje del Mediterráneo- ha sido del todo contraproducente.

Creemos que siguen siendo válidos los numerosos argumentos que hacen que la ejecución de la Travesía Central fuera en su día incluida en el listado de proyectos prioritarios: la apertura de nuevos pasos para el transporte hacia Europa y la solución al colapso de los pasos fronterizos en ambos extremos del Pirineo son una cuestión de estado para España; se trata de la vía más directa para el transporte de las mercancías llegadas a los grandes puertos de Sines y Algeciras hacia el corazón europeo; aprovecha en su recorrido mucha parte de la infraestructura existente; favorecerá la armonización del desarrollo del interior, así como la articulación territorial; es una solución libre de riesgos de inestabilidad social o política en el territorio por donde discurre; indispensable, puesto que es el único eje que garantiza una eficiente conexión para el movimiento de mercancías entre el sudoeste europeo y el norte de África con Europa.

Y todo ello teniendo en cuenta además de que al tratarse de un proyecto incluido en la Red Transeuropea de Transporte desde el año 2004, goza de consenso por parte de las instituciones y entidades socioeconómicas de todos los territorios que se beneficiarían de su construcción. Recordemos que en junio de 2010 se firmó en la sede del Consejo Superior de Cámaras un manifiesto de apoyo e impulso al Eje 16 RTE-T, con participación de representantes institucionales y empresariales de cinco comunidades autónomas (Andalucía, Extremadura, Castilla-la Mancha, Aragón y Madrid), así como de Portugal y de Francia.

No obstante la gravedad de la situación, entendemos que se está a tiempo de corregir la propuesta del Ejecutivo comunitario en su paso por el Consejo y por el Parlamento Europeo. Pero para esto ya no valen medias tintas: son necesarios pronunciamientos y compromisos claros y concretos del Ministerio de Fomento.  Por todos estos motivos, pedimos al nuevo Gobierno de Aragón, a los distintos partidos políticos y al resto de instituciones y organismos aragoneses, que se reivindique con una sola voz ante el Gobierno de España una actuación contundente para mantener la inclusión del eje Algeciras/Sines-Madrid-Zaragoza-París, con la Travesía Central del Pirineo, entre los proyectos prioritarios de la Red Transeuropea de Transportes.

Añadir a favoritos el permalink.