Las Cámaras aragonesas recuerdan al nuevo Gobierno los compromisos adquiridos con Aragón en materia de infraestructuras y despoblación

El pleno del Consejo Aragonés de Cámaras, reunido en el Monasterio de Rueda (Zaragoza), ha mostrado su confianza en que el nuevo ejecutivo impulse el desarrollo de Aragón, a través de medidas que eviten la despoblación y planes que mejoren sus infraestructuras y comunicaciones.En concreto, las Cámaras de Comercio de Huesca, Zaragoza y Teruel solicitan a la recién creada Vicepresidencia de Transición Energética y Reto Demográfico que desarrolle un Plan nacional para atraer y retener población en la España interior. Un plan que debe incluir medidas de carácter social y fiscal que faciliten la implantación de empresas en el territorio y mejoren la calidad de vida de sus habitantes.

El Consejo apuesta por una región vertebrada con un desarrollo empresarial ligado a unas infraestructuras modernas y operativas. Por ello, en el capítulo de infraestructuras, las Cámaras recuerdan que es prioritario acometer el desarrollo del Corredor ferroviario Cantábrico-Mediterráneo, e impulsar el Canfranc y la Travesía Central de los Pirineos. Del mismo modo es necesaria la finalización de las autovías pendientes, la A-21, A-22 y A-23, así como del eje pirenaico y la salida rápida al mar del Bajo Aragón a través de la A-68. También en materia de carreteras debe acondicionarse el firme de numerosos tramos de las vías autonómicas aragonesas.

Además, las Cámaras consideran estratégico para el desarrollo de las energías renovables en Aragón la interconexión de redes eléctricas con Francia. Apoyar los proyectos alternativos al cierre de la Central de Andorra y de las explotaciones mineras, que generen empleo y riqueza en el territorio, incentivar la eficiencia en el uso de la energía en la industria, consolidar el apoyo en favor de la movilidad eficiente y sostenible, y avanzar en la digitalización del territorio, garantizando el acceso generalizado al 4G e implementando proyectos piloto en 5G, son otros aspectos clave para el desarrollo de Aragón en los que debe trabajar el nuevo Gobierno.

Tras tres meses de incertidumbre es el momento de que el Ejecutivo central tome las medidas oportunas para combatir la desaceleración económica que ya se vislumbra, y afrontar las reformas estructurales y las inversiones que Aragón necesita para poder competir en un entorno globalizado.

A las conclusiones del Pleno del Consejo Aragonés de Cámaras, celebrado hoy, se ha incorporado el vicepresidente del Gobierno autonómico, Arturo Aliaga. Como instituciones centenarias, las Cámaras de Comercio han estado presentes desde su nacimiento en los estudios y reivindicaciones de asuntos de repercusión territorial, como sistemas de transporte, comunicaciones y obras públicas.

Añadir a favoritos el permalink.