Las Cámaras aragonesas muestran su preocupación por el hundimiento de la N-330 en Monrepós

El Consejo Aragonés de Cámaras, integrado por las Cámaras de Comercio de Huesca, Teruel y Zaragoza manifiestan su preocupación por el hundimiento de la calzada en la carretera N-330 en Monrepós y solicitan que se actúe con celeridad para reparar los daños sufridos en esta vía, principal acceso al Pirineo aragonés.

Además, las Cámaras expresan su reconocimiento y gratitud a la Unidad Militar de Emergencias, al Gobierno de Aragón, a la Diputación Provincial de Zaragoza, a los ayuntamientos de los municipios afectados por la crecida extraordinaria del Ebro, así como a sus vecinos, por la excelente labor desempeñada durante la reciente riada. Las Cámaras ensalzan de este modo el elevado grado de compromiso y la eficacia que todos ellos han demostrado a la hora de gestionar una situación de crisis tan grave como la vivida en los últimos días.

El pleno del Consejo solicita asímismo que se efectúen de forma urgente las inversiones necesarias para reparar las infraestructuras dañadas en todos los municipios de la ribera y acometer las actuaciones pertinentes para prevenir nuevas afecciones por futuras riadas. A pesar de que la alerta por la crecida extraordinaria ya ha sido desactivada, el Consejo pide al Ejecutivo que mantenga una actitud vigilante y que se tomen medidas para que la situación de los municipios afectados no caiga en el olvido.

Añadir a favoritos el permalink.