La positiva evolución del mercado laboral permitirá terminar el año con una tasa de paro por debajo del 18%

La Encuesta de Población Activa (EPA) publicada hoy por el Instituto Nacional de Estadística refleja la positiva trayectoria de fondo del mercado laboral, con la característica moderación estacional registrada recurrentemente durante el primer trimestre de cada año.
En particular, la economía española ha creado empleo en los últimos 12 meses a un ritmo del 2,3%, con 408.700 nuevos ocupados en el periodo, y de modo generalizado en todos los sectores productivos. Esta dinámica se ha visto acompañada de un notable descenso del 11,2% en el número de parados, materializado en 536.400 desempleados que consiguieron encontrar un puesto de trabajo en el año.
En términos trimestrales, y sin desestacionalizar, los datos correspondientes al primer cuarto del año 2017 revelan un ligero aumento del paro (0,4%) y una reducción del número de ocupados (-0,4%). Sin embargo, la lectura en términos desestacionalizados, esto es, eliminando el efecto inducido por el periodo estacional de cada año, es favorable, con una caída intertrimestral del 3,0% en el colectivo de parados, y un incremento del 0,7% en el número de personas empleadas.

Previsiones de la Cámara de España
La Cámara de Comercio de España prevé el mantenimiento del dinamismo del mercado laboral durante el conjunto del año 2017, impulsado por el vigor de la actividad económica.

Más concretamente, en este escenario proseguirá el proceso de creación de empleo, con un avance previsto del 2,4% interanual en el número de ocupados (medidos en puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo). Al tiempo, la tasa de paro experimentaría una reducción progresiva hasta situarse a finales del ejercicio en el entorno del 17,6%.
No obstante, aún queda recorrido para la mejora del mercado laboral español, como pone de relieve el hecho de que nuestra tasa de desempleo duplique al promedio de la zona euro o sea tres veces superior a la registrada en la OCDE. El desempleo juvenil, por su parte, se mantiene aún por encima del 40% (41,7% entre los menores de 25 años), si bien con tendencia a la reducción durante los últimos años (55,5%, 51,4% y 46,5% en el primer trimestre de 2014, 2015 y 2016, respectivamente).

Adicionalmente, la población activa está disminuyendo gradualmente, con 127.700 personas activas menos respecto al primer trimestre de 2016. Como resultado, España cuenta con 15,9 millones de personas de 16 años y más en situación de inactividad, con un incremento del 1,6% en el último año.

La evolución reciente del mercado laboral español se completa con el aumento en los empleadores a un ritmo interanual del 3,3%, reflejo del protagonismo de la actividad empresarial en el proceso de recuperación económica y creación de puestos de trabajo. Respecto a la estructura del empleo asalariado, el 74,2% cuenta con contrato indefinido (aumento del 1,8% en un año), mientras que el 25,8% de los asalariados mantienen un contrato de carácter temporal (avance del 5,6% interanual).

La preservación de la actual senda de creación de empleo y reducción del paro, en todo caso, debe seguir siendo una prioridad de la política económica. Ello requiere consolidar el crecimiento de la actividad, para lo cual sigue siendo imprescindible el acuerdo de las distintas fuerzas políticas en ámbitos como el cumplimiento de los objetivos comprometidos de déficit presupuestario y la aplicación de las reformas estructurales pendientes. Todo ello, además, en un contexto que favorezca la actividad económica, con particular atención a la reducción de las principales deficiencias constatadas del mercado laboral y al incremento de la productividad.

Añadir a favoritos el permalink.