La confianza de las empresas españolas sobre la evolución de su negocio en 2020 se sitúa por encima de la media de la Eurozona

  • Las perspectivas de las empresas españolas son especialmente favorables en lo que se refiere a las exportaciones
  • Solo con relación a la evolución de las ventas nacionales, las compañías españolas son menos optimistas que las europeas

Las empresas españolas son más optimistas que las del conjunto de la Unión Europea en cuanto a la evolución de su negocio en 2020, según la Encuesta de Perspectivas Empresariales en España y Europa 2019, coordinada por Eurochambres con la participación de la Cámara de Comercio de España. La encuesta recoge la opinión de 53.000 empresas europeas, de las cuales 3.591 son españolas.

De las cuatro variables analizadas –exportaciones, empleo, inversión y ventas nacionales- las expectativas de las empresas españolas son más positivas que las europeas en las tres primeras y, particularmente, en lo que se refiere a la evolución de las exportaciones.

En todo caso, si bien las expectativas de las empresas  tanto europeas como españolas en 2020 son favorables, hay que destacar que éstas son peores que las registradas para 2019.

Demanda externa, motor de la economía en 2020

Los resultados de la encuesta empresarial confirman la ralentización de la economía española de cara al próximo año, tal como adelantaban las últimas previsiones económicas de la Cámara de Comercio de España que apuntan un crecimiento del PIB de un 1,7% para 2020, tres décimas por debajo de la tasa de avance estimada para 2019 (2%).

La desaceleración prevista para 2020 volvería a tener su origen en la menor aportación de la demanda nacional, tal y como está ocurriendo en 2019. Por el contrario, las buenas perspectivas respecto a la evolución de las exportaciones indican que el sector exterior se consolida  como motor clave del crecimiento económico.

Las empresas esperan un comportamiento positivo del empleo en 2020, lo que permite esperar que la economía siga creando puestos de trabajo durante el próximo año, aunque a menor ritmo que en 2019.

Condicionantes de la actividad empresarial

La demanda nacional será el principal factor que condicionará la actividad de las empresas españolas en el próximo año (el 73,5% de las empresas lo indican). Los costes laborales con un 45,5% y la demanda externa (26,5%) se sitúan como segundo y tercer factor que condicionarán los negocios de las compañías en España durante 2020.

Para las firmas del conjunto de la UE, la demanda nacional también se constituye como el principal elemento que afectará a los negocios en 2020 y en segundo lugar se sitúa la escasez de personal cualificado. Tanto en este caso como en lo relativo al precio de la energía y materias primas, las condiciones de financiación y el Brexit, las empresas españolas muestran menor preocupación que sus homólogas del conjunto de la UE.

Resultados europeos: mayor ralentización

Aunque las expectativas de las empresas europeas sobre la marcha de sus negocios en 2020 son favorables, éstas son peores que las registradas en 2019. Los saldos se reducen en todas las variables, sobre todo en lo que respecta a exportaciones (descenso de 13 puntos), inversión (disminución de 8 puntos) y empleo (retroceso de 6 puntos). Los comportamientos de estos indicadores podrían estar avanzando una mayor ralentización de la economía europea debido a la moderación de la demanda externa.

La media europea disminuye lastrada por la menor confianza de las empresas alemanas e italianas y, sobre todo, por la evolución negativa en la confianza de las compañías francesas.

En ventas nacionales las perspectivas para el próximo año son positivas en todos los países europeos. Las empresas de Portugal, Polonia y Chipre son las que registran el saldo más elevado, mientras que las más pesimistas se localizan en Francia, Eslovaquia e Italia.

En el caso de las exportaciones, las expectativas para 2020 son favorables en todos los países, excepto Alemania y Francia cuyas empresas esperan  descensos de sus ventas al exterior. Los efectos de la incertidumbre derivada de la guerra comercial podrían manifestarse más intensamente en estos países.

De los países que forman parte de la UE, Polonia, Chipre y Portugal son los que tienen las empresas más optimistas en lo que a perspectivas de creación empleo se refiere de cara al próximo año, mientras que las alemanas se encuentran entre las más pesimistas en generación de empleo.

En cuanto a inversión, las compañías de Portugal, Polonia y Malta son las que confían en mayor medida en incrementar su inversión a lo largo de 2020, en tanto que las de Grecia y Eslovaquia son las más pesimistas en inversiones.

INFORME COMPLETO – Perspectivas Empresariales 2020

Añadir a favoritos el permalink.