El fin de una etapa

La Fundación para el Desarrollo Socioeconómico del Alto Aragón –FUNDESA- desea mostrar públicamente su agradecimiento por el legado recibido de la Fundación para el Desarrollo de los Estudios de Turismo en la Provincia de Huesca – FUNDESTUR – tras haber acordado en mayo del pasado año el patronato de esta última su extinción al resultar imposible la realización del fin fundacional.

La regulación de las Fundaciones establece que en los supuestos de extinción, el patrimonio resultante de la liquidación debe destinarse a una fundación o entidad no lucrativa  que persiga un fin de interés general. El artículo 6 de los Estatutos de Fundesa establece que son sus fines:  el estudio y realización de todo tipo de actividades que propicien el desarrollo socioeconómico de los habitantes y territorios de la provincia de Huesca.

Según el Observatorio Socio Económico de Fundesa, aun cuando se trata de un dato en general conocido, el sector turístico es una parte esencial del núcleo de la economía oscense y ello porque el turismo junto con el comercio y otros servicios generan el 58,10 por 100 del PIB provincial.

Además de dar las gracias por lo recibido es una obligación rendir  homenaje al esfuerzo en la consecución de un proyecto muy importante para la ciudad y la provincia de Huesca; recordar la historia siempre nos puede ayudar.

Precisamente, hace unos pocos días algunos de  los profesores y otros compañeros de la Sociedad Cooperativa Limitada de Enseñanza Pirineos Aragoneses que echó a andar en octubre de 1980 y que durante más de veinte años,  – extinción en el  año 2005 – impartió en Huesca el título de Técnico en Empresas y Actividades Turísticas – TEAT – como centro adscrito a la Escuela Oficial de Turismo de Madrid (Real Decreto 865 de 14 de abril de 1980) y conocida por todos como la “ Escuela de Turismo de Huesca“, se reunieron  para ratificar la amistad que les unía aunque por circunstancias habían dejado de ser compañeros así como para rubricar el cierre formal de una etapa.

La primera sede que la Escuela de Turismo tuvo en Huesca fue la Cámara Oficial de Comercio, en la Calle Santo Angel de la Guarda, en 1977 y precedente de la Cooperativa antes mencionada.

Con el paso del tiempo el Real Decreto 259/1996 trajo cambios creando los estudios superiores de turismo que debían desarrollarse en las universidades y que conducían a la obtención del título de Diplomado en Empresas y Actividades Turísticas – DEAT-, (El título que anteriormente se  obtenía en la Escuela de Turismo, tras superar una reválida era equivalente a Diplomado Universitario).

En el año 1999 la Escuela Oficial de Turismo de Madrid se integra en la Universidad Rey Juan Carlos, dependiente de la Comunidad Autónoma de Madrid.

La Escuela de Turismo de Huesca se plantea con ilusión, trabajo y mucho sacrificio conseguir la adscripción a la Universidad de Zaragoza para lo que debía contar ineludiblemente con la implicación de las administraciones provincial y local.

Como paso previo,  el 17 de noviembre de 1999 quedó inscrita en el Registro de Asociaciones de la Comunidad Autónoma de Aragón la Asociación para el Fomento de las Enseñanzas Turísticas en el Altoaragón a la que pertenecían alumnos, profesores y exprofesores de la Cooperativa y todo aquel que lo deseara expresando así su apoyo a la continuidad de los estudios de turismo en la ciudad de Huesca.

Posteriormente, esta Asociación junto con la Diputación Provincial de Huesca y el Excmo. Ayuntamiento de Huesca constituyeron, concretamente el día 15 de Junio del año 2000, una Fundación con el nombre de Fundación para el Desarrollo de los Estudios Turísticos en la Provincia de Huesca, en acrónimo, Fundestur. Los fundadores aportaron 1.000.000 de pesetas, con la siguiente distribución: 600.000 pesetas la Asociación, 200.000 pesetas la Diputación Provincial de Huesca  y 200.000 pesetas el Ayuntamiento de Huesca.

La creación de esta Fundación no fue algo caprichoso ni fruto del azar sino que constituía una de los tres requisitos necesarios para alcanzar el objetivo de la adscripción:

  • Disposición de espacios propios para la impartición de las enseñanzas; seguramente muchos recordarán las excavaciones en el solar, cedido por el Ayuntamiento, de la Calle Zarandia  donde se proyectó la ubicación del centro de estos estudios, con un extraordinario proyecto de arquitectura que contemplaba la integración en el propio centro de las ruinas que se habían descubierto en las excavaciones para poder ser contempladas desde el piso transparente de la planta calle y con toda una ruta de interpretación para acercar la historia al visitante. Sin duda supondría una revitalización del casco antiguo y un complemento perfecto a las joyas artísticas de esta zona.
  • Que el expediente de adscripción fuera tramitado por una entidad sin ánimo de lucro, de ahí la Fundación.
  • Que un tercio del claustro docente ostentara el título de doctor.

Efectivamente no todos los profesores que impartían clases en aquel momento en la Escuela eran doctores pero eso no era un problema ya que no se trabajaba mirando el futuro de unas personas concretas sino viendo una inversión para la ciudad y la provincia de Huesca. Un paso adelante obligado teniendo en cuenta el precedente de una labor formativa en la ciudad de 25 años acogiendo a estudiantes principalmente de los valles pirenaicos.

El día 9 de noviembre de 2001 el Ayuntamiento de Huesca, implicado en el proceso de adscripción comunica a la Asociación que retira su apoyo y desestima el proyecto.  La Diputación Provincial de Huesca lo hace también pero con su ayuda se imparten durante unos cursos, los Estudios de Turismo de Segundo Grado.

Ante la imposibilidad de continuar comenzó entonces una fase de tránsito para dar solución de continuidad a los estudios que llegó hasta  mayo del año 2005, momento en el que la Cooperativa se liquida.

Hasta llegar al año 2013 tanto la Asociación y la Fundación creadas ad hoc mantuvieron su personalidad jurídica pero no desarrollaron ninguna actividad.

En el mes de junio de este año 2014 se ha inscrito en el Registro de Fundaciones la extinción, cancelación y liquidación de la Fundación para el Desarrollo de los Estudios Turísticos en la Provincia de Huesca  habiendo sido destinado su patrimonio de 10.311,14 Euros a la Fundación para el Desarrollo Socioeconómico del Altoaragón.

Finalmente, en el mes de octubre de este año 2014 se ha inscrito en el Registro de Asociaciones de Aragón la disolución y baja de la Asociación para el Fomento de las Enseñanzas Turísticas del Altoaragón habiendo sido donado su patrimonio de 1.955,69 Euros a Aspace Huesca.

La Biblioteca de la Escuela así como el importante legado de nuestro querido biesquense D. Luis Fernández Fuster , que la Escuela tuvo el honor de recibir , y a quien siempre mantuvo como ejemplo a seguir, se ha donado a la Facultad de Empresa y Gestión Pública de la Universidad de Zaragoza, campus de Huesca.

Para Fundesa, la recepción de este legado va mucho más allá de lo económico ya que asume con él un compromiso mayor si cabe con los habitantes y con el territorio de esta provincia.

Fundesa

Añadir a favoritos el permalink.